Gacetillas 2006 | Gacetillas 2007 | Gacetillas 2008 | Ultimas gacetillas
 
Junio 2009
INTERNET | TV | AGENCIAS DE NOTICIAS
INTERNET

En Latinoamérica más mujeres consumen drogas para quitar el hambre

Si el genio de Quino hubiera creado a Mafalda en la Argentina de hoy, sin duda habría dedicado algunas viñetas a la obsesión por la figura que tienen las mujeres de ese país.

En Argentina te tomas un café y no hace falta pedir edulcorante, directamente te lo traen, o vas a comprar un buen pullover y el dueño de la tienda te dice “nunca tenemos ropa gruesa porque nuestras clientas se ven gordas”.

Tal parece que para estar bella hay que tener hambre, matarse en el gimnasio y por lo visto también pasar frío.

Si quitarse kilos de encima resulta demasiado arduo, “para no salir rodando” (expresión que significa estar como un tonel), unas 400.000 argentinas optan por consumir diariamente drogas para quitar el hambre.

Este es el dato arrojado por la ONU en un informe que indica que Argentina es el segundo consumidor mundial de “anorexígenos”.

Esta mezcla de anfetaminas, diuréticos, laxantes, hormonas tiroideas y sedantes de gran poder adictivo, puede provocar reacciones violentas, convulsiones, coma y, en casos extremos, la muerte.

“Tenía cosquilleos por todo el cuerpo y no podía dormir. En un examen entré en una crisis nerviosa y se me empezó a dormir toda la cara, tuve una especie de parálisis”, explicó Inés, de 32 años, quien consumió anorexígenos durante tres meses.

El aumento de su consumo en países como Argentina es considerado un síntoma más de la excesiva obsesión por la figura que se vive en muchos países de América Latina.

Según la Asociación para la lucha contra la Bulimia y la Anorexia (ALUBA) una de cada 10 adolescentes argentinas sufre alguna patología alimentaria.

Sin embargo, la realidad es que no existen estadísticas certeras sobre la incidencia de estas patologías ni en Argentina ni en el resto de Latinoamérica, en parte también porque enfermedades como la bulimia suelen ser muy difíciles de detectar.

Lo que sí se ha observado es que la edad de los pacientes que acuden al centro ya no se limita a la etapa adolescente y que cada vez son más los adultos y los niños de corta edad que sufren anorexia o bulimia.

“Nosotros tenemos tratamientos desde los 3 años e incluso nos encontramos casos de mamás preocupadas porque los bebés no engorden, que ponen edulcorantes en los biberones”, le explicó la consultora médica de ALUBA, Mabel Bello.

En España, los llamados trastornos alimentarios son ya más frecuentes en adultos que entre adolescentes, afecta cada vez a niños más pequeños y a más hombres, según reveló un reciente informe de la Asociación en Defensa de la Atención a la Anorexia Nerviosa y Bulimia (ADANER).

“El 85% de las personas que atendemos en nuestros centros tienen más de 18 años y uno de cada diez pacientes es hombre”, dijo María del Carmen González, coordinadora de ADANER.

“Si vemos los dibujos animados o las películas observas que el héroe o la heroína es delgada y el gordo es malo y un fracasado. Y entre los adultos el mensaje es el mismo”, dijo González.

“Sabemos que en Argentina llevan muchos años padeciendo una epidemia, pero México, Colombia, Perú, Chile y Brasil también están sufriendo una explosión de casos y si aquí estamos mal en tratamientos allí están como nosotros hace 15 o 20 años”.

Según González, enfermedades como la bulimia o la anorexia suele producirse ante distintas situaciones como un fracaso amoroso, la pérdida de un trabajo o la muerte de un ser querido.


Una esperanza para Aluba

Gracias a la ayuda de la delegación Santa Fe, la Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia (Aluba) de Paraná logró atravesar el difícil momento económico que vivía y continúa funcionando con normalidad, informó a AIM el titular de la entidad, Rodolfo Montero, quien destacó que “se comenzaron a desarrollar campañas de difusión mediante acuerdos con unos 15 municipios” y contó que se reunieron con el ministro de Salud y Acción Social de la provincia, Ángel Giano, quien “se comprometió a analizar unos expedientes y a volver a reunirse el 30 de junio”.

-------------

También resaltó que “el mes pasado subió en un 40 por ciento” el número de pacientes que se atienden en la institución.

En diálogo con esta Agencia, Montero indicó que “el pasado miércoles” se reunieron con el ministro de Salud y Acción Social, Ángel Giano, con quien “se dialogaron distintos temas” y el funcionario “se comprometió a analizar unos expedientes que se presentaron y a volver a reunirse con nosotros el 30 de junio”.

Explicitó que “uno de los expedientes se relaciona con la casa que Aluba necesita para funcionar y el otro es para la entrega de un subsidio, que nos permitirá funcionar”.

Asimismo, dijo que “en estos 10 años siempre funcionamos en forma totalmente independiente del Estado y la única conexión que hemos tenido es que atendemos pacientes derivados de hospitales públicos, por eso también hay un expediente en el que se solicita que el Estado se haga cargo del tratamiento de estos pacientes”.

Aseguró que “todos estos temas se hablaron con el ministro pero la mayoría se resolverá después del 28 de junio”, aunque estimó que “seguramente se encontrará un camino en la próxima reunión con Giano, porque lo encontramos muy abiertos a nuestra problemática, conocedor de nuestra institución y dispuesto a ayudar y organizar un trabajo en conjunto tanto en la atención como en la prevención”.

“Lo encontramos dispuesto a encontrar los caminos para que Aluba funcione normalmente como lo viene haciendo hasta ahora”, destacó Montero, y agregó que “el martes 30 seguramente encontraremos una respuesta positiva que va más allá del dinero, porque hay un montón de trabajos que se pueden hacer en conjunto sin necesidad de mayor financiamiento”.

Una mano salvadora

De todos modos, aclaró que “en principio, se consiguió una ayuda por la cual los padres de la delegación de Santa Fe colaboran con la de Paraná, pagando el alquiler del local, y de este modo se está funcionando”. Sostuvo que “esto continuará durante algunos meses y esperamos estar normalizados en tres o cuatro meses”.

Agregó que “se comenzaron a desarrollar algunas campañas de difusión mediante acuerdos con unos 15 municipios, quienes van a entregar volantes de prevención junto a sus boletas de impuestos”. “Se espera repartir unos 60.000 volantes para que la gente conozca un poco sobre estas patologías y sobre el trabajo de Aluba”, adelantó. También se van a realizar charlas informativas en esos municipios.

Aumento de casos

Por otra parte, Montero resaltó que “el mes pasado subió en un 40 por ciento” el número de pacientes que se atienden en la institución, y comentó que “hay pacientes de Gualeguay, Ubajay, Colonia Avellaneda y también de Paraná”.

Especificó que en este momento “son unos 45 pacientes” en Aluba Paraná.

TV


Programa: Adictos a….

Entrevistado: Ricardo De León (psicólogo ALUBA)

Tema: Vigorexia

 

Programa: A Tiempo de volver

Entrevistadas: Estela Rizzo (madre coordinadora ALUBA)
Graciela Galuzzo (madre coordinadora ALUBA)

Tema: El trabajo de los padres en ALUBA


AGENCIAS DE NOTICIAS

Bulimia y anorexia

TRES MESES DE TRABAJO DE ALUBA EN LA CIUDAD DE SANTA FE

La delegación de Aluba Santa Fe atiende actualmente a 30 pacientes del centro-norte de la provincia y recibe permanentemente solicitudes de ingreso. “Los números no reflejan lo que realmente ocurre”, definió el terapeuta de la institución Federico Pedulli.

La Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia -Aluba- lleva tres meses de trabajo en la ciudad; tiempo suficiente para apuntar una mirada sobre la realidad de las enfermedades que atiende en la ciudad.

La sede local tiene su antecesora en Paraná, donde la gran mayoría de los pacientes que concurrían eran oriundos de la provincia de Santa Fe, por eso se decidió -cuando se reunieron las condiciones necesarias- la apertura de la clínica aquí. Actualmente, 30 personas reciben asistencia interdisciplinaria en Aluba, de las cuales 10 se sumaron desde marzo hasta la fecha y el resto se trasladó de la sede entrerriana. Son mujeres adolescentes entre los 15 y 28 años, “de todas las clases sociales”, y un solo hombre.

Federico Pedulli, psicólogo, terapeuta y coordinador de la institución, desestimó las estadísticas que circulan en los medios sobre ambas enfermedades y dijo que, si bien son cifras significativas, “los números no reflejan lo que realmente ocurre” en la comunidad con ambos trastornos.

“Quien viene a las charlas informativas para familiares cuando nota alguna conducta extraña respecto a la comida o quien directamente solicita una admisión refleja en forma parcial la cantidad de gente que de hecho tiene el problema y no hace nada”, explicó.

Cuestión de género
Las personas que se acercan en busca de ayuda a Aluba suelen tener diferentes apreciaciones de lo que les ocurre. “A veces, ya saben que tienen el trastorno y que no lo pueden controlar; otros, no tanto: en ese caso les pedimos que vengan con un responsable, alguien de la familia que sea un aliado en el camino de la recuperación”, explica Pedulli. Esa necesidad de acompañamiento, tal vez lleva a que se destape la situación en el núcleo más cercano.

—¿Por qué hay más mujeres afectadas que hombres?
—Tiene que ver con la presión que ejerce el ideal de belleza y de triunfo que se les impone a las mujeres hoy. Deben ser exitosas, delgadas, lindas, no se les debe notar el paso del tiempo en el cuerpo; también, ser madres. Cumplir con todos esos roles hace que sea una enfermedad con predisposición para el sexo femenino, más allá de las características constitutivas de la psiquis femenina.

—La familia ¿también ejerce esa presión?
—Lo destacable es que se ve una gran instigación de las madres a las hijas para que sean flacas, independientemente del cuerpo que por genética les tocó. El problema es que no exista en el grupo familiar una bajada a tierra que diga: “Sos así, no importa cómo te veas ni el ideal que la sociedad busca de vos”. Al contrario, a veces la familia favorece para que esté delgada y madres e hijas comparten dietas, ambas tratan de entrar en un ideal imposible. Es importante que sepan que las madres ya no tienen 20 años y las hijas no tienen por qué encajar en los parámetros de belleza impuestos.

Objetivo de vida
Las personas que llegan a presentar un trastorno en la alimentación comienzan de manera similar: con una dieta aunque no presenten sobrepeso.
“Pasa a ser el núcleo de sus vidas; estudian y trabajan pero siempre en torno a la idea de no comer y a veces lo usan como excusa, se justifican: no como porque trabajo mucho, salen a correr a las 12 de la noche o bajo la lluvia, hacen 8 horas de ejercicio semanal y dicen que es sano”, explicó el especialista y agregó que persiguen la delgadez más allá de cómo sean. “Si van a ir a una fiesta piensan en la comida que va a haber, si alguien las va a ver, si habrá un baño cerca por si tienen que vomitar. A veces, hasta dejan de tener vida social”.

Las personas con predisposición a la bulimia y anorexia presentan características particulares: personalidad vulnerable de base, una tipología familiar y se suman la presión social, cultural, económica, un factor desencadenante como el inicio de la adolescencia, los estudios o un desengaño amoroso.

—¿Se curan la bulimia y la anorexia?
—Sí, pero pacientes y familiares deben estar pendientes por mucho tiempo y saber que esto es un “talón de Aquiles”. Con un buen seguimiento, los síntomas desaparecen y pueden vivir sin que les ocurra de nuevo.

—¿Quedan secuelas en el cuerpo?
—Cuando se convierten en enfermedades crónicas o en estados avanzados, sí. Se da el debilitamiento de los huesos por falta de calcio, úlceras por vomitar, pérdida de piezas dentarias y afecta el sistema reproductor por la amenorrea.

Institucional

El equipo médico de Aluba está compuesto por clínicos, psiquiatras y psicólogos capacitados en la sede central de la institución en Buenos Aires, dirigida por la doctora Mabel Bello. La delegación de la ciudad de Santa Fe atiende lunes, miércoles y viernes, de 8 a 13; martes y jueves, de 8 a 17.

Aluba es una entidad sin fines de lucro que se sostiene con el aporte de los pacientes a través de obras sociales; además, para quienes no tienen cobertura médica o recursos para solventar el tratamiento se otorgan becas. Actualmente, el 40 % de los pacientes son becados total o parcialmente.

La institución también realiza, a través de sus especialistas, tareas de prevención de la bulimia y anorexia, brindando charlas en colegios, entidades intermedias y entregando volantes. Para consultas en Aluba delegación Santa Fe: Irigoyen Freyre 3008 -esquina 4 de Enero- o llamando al teléfono (0342) 452-1050.

directora de Asuntos Jurídicos de dicho organismo. También estuvieron presentes, legisladores y funcionarios de la Municipalidad.

En el encuentro se destacó que el proyecto de ley insta a los fabricantes y diseñadores a identificar la ropa con números, debiendo figurar las medidas correspondientes a ese talle, y además los comercios estarán obligados a tener en exhibición y para la venta prendas de todos los talles.

También el proyecto se ocupa de solicitar a los medios de comunicación y agencias de publicidad que impidan emitir mensajes que fomenten la extrema delgadez.